El secreto de unos buenos carteles luminosos

carteles luminosos

Para desvelar el secreto de un buen anuncio hemos de ser conscientes de que el formato de publicidad se ha alterado y que los usuarios no esperan ahora lo mismo que hace unos veinte o bien treinta años. En parte, esto es de esta manera por el hecho de que la tecnología ha avanzado mucho, en verdad, ha avanzado más en este periodo que en toda la historia de la humanidad y la incursión de los diferentes medios telemáticos y los dispositivos móviles, ha fomentado considerablemente más el empleo de la publicidad interactiva.

 Sin embargo, esto no quiere decir que la publicidad exterior haya de ser ignorada y olvidada, puesto que tabletas y móviles inteligentes aparte, aún siguen habiendo vallas y carteles luminosos por todos y cada uno de los caminos, carreteras y siguen empapelando las grandes ciudades para asignarles el sitio que se merecen y el día de hoy descubriremos las primordiales claves para desarrollar un buen anuncio en publicidad exterior.
Si bien no existe el formato del anuncio perfecto, pues depende en una gran parte del nicho, las tendencias del instante y la audiencia a la que se dirigen, tienen una serie de claves, estrategias y factores básicos que debemos tomar en consideración para conseguir el mayor desempeño de un anuncio rotulado como los que especificamos ahora.

Resumir el título en seis palabras o bien menos
Menos es más y cuando hablamos de publicidad, esta aseveración adquiere aún un mayor alcance y en los anuncios rotulados, resulta muy recomendable reducir el contenido a las menos palabras posible, puesto que debemos tener en consideración que la mayor parte de rótulos, vallas y pancartas aqui se acostumbran a leer en movimiento.

Lograr llamar la atención más sin distracciones

Este segundo punto, puede suponer un reto esencial para los anunciantes, puesto que la mayor parte de vallas de publicidad están dirigidas a conductores, corredores y viandantes, por lo que el tiempo libre para trasmitir el mensaje es limitado y es por este motivo que el objetivo principal de estas campañas están enfocados a llamar la atención. Pero si se incluyen demasiados elementos distractores, podemos concluir por disuadir a nuestros prospectos del objetivo final. Un caso de ello sería la campaña de publicidad del conocido Wonderbra en la década de los noventa protagonizada por Eva Herzigova, cuyo eslogan desafiaba al público a “mirarla de forma directa a los ojos” ¿el resultado? Debieron retirar el cartel a causa del aumento de los accidentes de tráfico en los tramos donde estaba expuesto.

No buscar contestación directa

Este fallo, es muy simple hallarlo en muchas vallas y anuncios promocionales o bien rotulados que están repletos de direcciones webs, correos o bien teléfonos y en este punto, debemos tener en consideración que una valla de publicidad es un medio secundario para respaldar el branding. Una persona que se fija en esta clase de anuncios, difícilmente contactará por medio de la página web o bien va a llamar al número expuesto en el cartel. Por contra, sí logrará rememorar la marca si el anuncio ha llamado su atención. Para fidelizar clientes del servicio y establecer una comunicación activa con los prospectos, están los weblogs, las páginas webs estándares y la publicidad corporativa a través de folletos promocionales, correo directo e inclusive retransmisiones en otros medios como la radio y la TV.